Especial San Valentín: Amor, Sexo y Juegos de Rol.

Al margen de novelas y películas románticas, el romance ha estado presente en todas las otras áreas de la literatura y el cine casi sin excepción, hasta el punto de ser una incuestionable herramienta más del repertorio de un escritor, tanto como el uso de conflictos, antagonistas, o monólogos internos como catalizadores del interés de una historia.

Los efectos secundarios de esta desnaturalización práctica del romance, transmitida de una generación de contadores de historias a la siguiente, a veces pueden ser jodidamente extraños y aberrantes cuando nos paramos a analizarlos.

Sea como fuere... un personaje que está ahí para representar a la pareja o interés romántico del protagonista, resulta útil para dar a la audiencia un escaparate para las intimidades de ese personaje, al mismo tiempo que puede utilizarse como fuente de conflicto, como coste o riesgo de otro conflicto con otro personaje, y a veces, sí, en especial en las historias románticas... la persona amada es el "premio" ...ejem, sí, extraños y aberrantes, como iba diciendo...

Una relación romántica también es un recurso de "usar y tirar" para hacer que simpaticemos con el héroe de la historia. Pero también para ponernos en contra del villano.

Aunque yo utilizo las relaciones románticas en los juegos de rol con todos los principios mencionados más arriba, todavía hay más formas en las que pueden ser útiles en la mesa. A menudo utilizo el romance y el flirteo con los jugadores (...siempre a través de PNJs, ¿qué te has pensado...?) para sacar a relucir las virtudes más ocultas del jugador (exactamente como el amor debería hacer en la vida real, ¿verdad?). Si un jugador es bueno interpretando, si se le dan bien los diálogos y conflictos interpersonales, no hay mejor manera de ponerle bajo los focos que darle un compañero de baile. Si por otro lado, un jugador tiene problemas para desarrollar su personaje o resultar igual de entretenido que el que más, y esto le afecta ...de nuevo, nada mejor que sacarlo a bailar.

No tú, como GM. Me refiero a quien sea el PNJ más interesante y codiciado de tu campaña.

Esta es una de las razones por la que los héroes taciturnos, parcos en palabras y solitarios, siempre tienen su interés romántico al lado: alguien tiene que vendernos al personaje, cuando el personaje no puede venderse a sí mismo.

The Witcher Wiki
Algunos tienen problemas para encontrar un portavoz
adecuado, así que nunca dejan de buscar...

Ya nada más empezar, sé lo que estás pensando. Sí, tener que interpretar un romance entre tu personaje o un PNJ, y el personaje de otro jugador, puede ser incómodo y producir vergüenza. Y no, este no es el tipo de ansiedad escénica que se calma imaginándote a la otra persona desnuda. Ese es exactamente el tipo de mentalidad que quieres evitar.

Primero de todo -y esto es más un consejo de primero de carrera de flirteo- nunca te aproximes a la otra persona sin ser invitado. Es cierto, a veces estas invitaciones pueden ser un poco ambiguas, porque los estadios iniciales de cualquier romance siempre serán como intentar cerrar una venta de drogas por teléfono... pero afortunadamente, en lo que a una partida de rol concierne, para eso está el contrato social. 

Poned al día vuestro contrato social si no estáis seguros de introducir elementos de romance o sexuales a una campaña.

Pero incluso si lo hacéis, ten en cuenta que la mayoría de intentos de introducir elementos de este tipo terminan en hilaridad y risas, incluso entre los jugadores más maduros. No te lo tomes a mal: la risa es una de las muchas respuestas naturales del ser humano a situaciones tensas. Otras veces, la gente ríe, como ríen durante muchos otros momentos en cualquier partida de rol, que es porque una escena puede degenerar y perder tanto el sentido que no cabe otra respuesta.

En la ficción, todo tiene que tener un propósito de cara a hacer progresar la historia y los personajes, sea cual sea la dirección. Cada escena es una pregunta que lleva a una respuesta. Si el romance no forma parte de la pregunta ni de la respuesta, elimínalo de la ecuación: no te está siendo útil.

Si la respuesta a los elementos argumentales románticos es un tanto más fuerte y negativa que unas cuantas risas nerviosas e incomodidad (léase, desencadenantes de traumas e innegociables tabúes), te recomiendo el uso de la carta X para gestionar el contenido. Y hablando de la carta X...

 ...hablemos de sexo por un momento.

RPGNetForums.

En la imagen: ¿sobrecompensación, supongo...?

Las escenas de sexo, incluso en las películas, son probablemente el recurso más aburrido, inútil, torpe y carente de sutileza para describir cualquier tipo de complejidad en la relación entre dos personajes. Sólo queda segundo en la lista, después de las peleas a puñetazos entre héroe y villano.

Ciertamente, el modo en que dos personas intercambian golpes o caricias, puede decir mucho de su relación, y puede ser utilizado con gran efecto y maestría. Pero eso nunca elevará un recurso burdo.

Podría hablar aquí de como combinar violencia y sexo para conjurar temas y dinámicas de dominación entre personajes, incluso cómo el género de terror puede beneficiarse de motivos visuales y un subtexto que evoquen la violación, como el modo en que la primera película de Alien evoca la violación masculina, pero... 

¿...por qué arruinar el día tan bonito que hace hoy?

Favorezco muchísimo más el uso narrativo de los desnudos. Pero precisamente porque su uso resulta mucho más sutil que el del sexo, la gente tiende a condenar la mayoría de escenas de desnudos por su gratuidad. La verdad es, que la mayoría de los desnudos que no son gratuitos, tienen poco que ver con el sexo y más con ofrecernos una nueva perspectiva de un personaje, simbolizando vulnerabilidad, honestidad, superficialidad y en general mostrándonos al personaje tal y como es, en lugar de cómo se vende a los demás, o cómo el autor nos lo ha idealizado hasta ahora.

En este sentido, como un ejemplo de buen gusto, recomendaría visionar la primera temporada de American Gods, y fijarse en el arco de Laura Moon (esta sería una de esas situaciones en las que normalmente enlazaría a un vídeo de alguna escena, pero... creo que voy a elegir no cruzar esa línea).

Aunque los juegos de rol no son un medio audiovisual, la misma mención de la desnudez, ya sin entrar en la descripción de los "atributos" del personaje, puede producir ese efecto.

Respecto a las escenas de sexo, creo que también se aplica lo dicho más arriba. Cualquier matiz o dimensión que puedas extraer de la relación de entre dos personajes, no merece el esfuerzo y la potencial incomodidad de describir los pormenores del acto. Aunque hay personas que se sienten incómodas con el uso integral de este recurso en Apocalypse World, al menos el juego no es "ficción primero" en ese sentido: puedes activar el movimiento por nombre, realizar la transacción de beneficios mecánicos del sistema, subirte los pantalones, y seguir con lo tuyo.

...lo de subir los pantalones es una forma de hablar: por favor, mantén tus pantalones arriba en todo momento del juego.

Reddit
...y cómprate un cinturón, Geralt.

Quizás el mayor obstáculo a todos estos elementos en la ficción, es que a menudo vienen con el desafío añadido de tener que ponernos en la piel de un personaje del sexo opuesto.

Personalmente, debo advertir de que profeso una ideología bastante radical, extremista y peligrosa, construida en torno a la polémica idea de que los personajes de una obra de ficción no son personas reales. Del mismo modo que si intentáramos documentarnos sobre una época o una profesión que no conocemos, los detalles objetivos del día a día -las cosas rutinarias en las que normalmente no pensamos- nos bastan para falsear cualquier realismo necesario, pero más allá de eso, cualquier complejidad que intentemos capturar para la ficción va a resultar contraproducente y espúrea.

No es una cuestión de que no podamos interiorizar y racionalizar las perspectivas vitales de otros individuos: prueba a interpretarte a tí mismo durante una partida de rol. Te garantizo que lo único que obtendrás es una caricatura, o una visión idealizada. Puede que sea porque no eres un observador objetivo... o puede que al contrario que en la vida real, en la ficción los personajes tienen una muy específica y particular razón de ser, y las únicas facetas que la ficción puede mostrar (sobretodo en el tratamiento de personas reales) son aquellas que soportan el propósito de la historia.

Mantener a un personaje íntegro y comprometido con el plano real, se traduce en el plano de ficción en un fracaso tanto de la historia, como del personaje. Todo personaje de ficción es un estereotipo, positivo o negativo. 

...y especialmente, cuando los vemos a través del distorsionado prisma del romance y el sexo en la ficción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los pros y los contras del PbtA.

Veinte vicios de quien empieza a dirigir (y cómo quitárselos)

Sobre el "Powered by the Apocalypse".